Reflexión sobre la importancia de la fuerza en el Tenis

2013-australian-open-day-1-20130113-182728-098-min

Los profesionales del deporte mayormente relacionados con el mundo de la preparación física y el rendimiento deportivo saben que hoy en día la sociedad del S.XXI aún no está preparada para asumir ciertas máximas o verdades dentro del mundo deportivo, sobre todo cuando este grupo social (el mayoritario) no se encuentra directamente relacionado con el deporte competición y el trabajo de dichos deportistas. A este respecto, internet y el marketing empresarial hacen mucho daño; aún creemos que existe la pastilla de la felicidad, belleza o de la fuerza sobre-humana que hace a un deportista único e imbatible en su especialidad.

De igual forma que detrás de todo deportista, tras un jugador de Tenis encontramos un equipo de trabajo (hoy en día multidisciplinar o multitarea) que mantiene las capacidades y cualidades del deportista en un estado óptimo, eficiente y eficaz para su rendimiento en competición. Creo que es importante matizar los términos “óptimo, eficiente y eficaz” puesto que quizás hubiese sido más correcto poner 100%, pero llevado a la vida real el entrenador, preparador físico, médico, fisioterapeuta… sabe que esto es prácticamente imposible porque hay que atender, no solo a factores intrínsecos al deportista, también influyen factores extrínsecos que en muchas ocasiones no son susceptibles de control y merman la totalidad  porcentual; por lo que sería  más correcto usar los términos anteriormente citados para referirnos al estado de preparación de cierto atleta.

Volviendo al inicio de este artículo, el Tenista no lleva acabo solo un entrenamiento de preparación técnica, como tampoco la lleva enfocada al cardio (como la sociedad ha aprendido a denominar a este tipo de entrenamientos enfocados a la capacidad aeróbica o capacidad de soportar una carga “x” el máximo tiempo posible con la presencia de O2 “Oxígeno” en las vías metabólicas).

El tenista, además de realizar una actividad física cuyo tiempo de prolongación es indefinido (no existe tiempo mínimo o máximo de partidos) debe mantener unos niveles de fuerza altos que posibiliten la consecución de puntos de juego así como la prevención de lesiones en articulaciones y músculos altamente expuestos por el tipo de actividad. Por y para ello, el preparador físico debe dar mucha importancia al trabajo de fuerza no solo a nivel de brazos (que puede resultar altamente obvio) si no sobre el CORE y los miembros inferiores (músculos y articulaciones).

A continuación, matizamos estos dos conceptos y aclaramos su importancia dentro del entrenamiento y la prevención de lesiones en el jugador de Tenis, aunque esto es extensible a todo el deporte prácticamente.

CORE:

El término CORE lo encontramos hoy en día muy extendido por la sociedad y en el mundo del Fitness aunque no siempre correctamente utilizado. El término CORE atiende a diferentes connotaciones: estabilización lumbopélvica dinámica, entrenamiento de control motor, control de la zona neutra, fusión muscular, estabilización del tronco, etc. Los estudios más recientes hablan del CORE o estabilización lumbopélvica como el enfoque del entrenamiento sobre el que cimentar los movimientos funcionales de las extremidades inferiores y superiores, dando lugar a un eje de movimiento en el ser humano. (Blasco, J 2015).

Este tipo de entrenamiento acentúa la posibilidad de realizar movimientos o tareas en los que existe un control de la posición del tronco y la pelvis en pro de realizar y producir transferencias en las actividades funcionales realizadas.

El Core viene definido por una estructura anatómica muchas veces interpretada como una caja o núcleo formado por 29 pares de músculos que proporcionan un raquis lumbo-pelvico mecánicamente estable en la producción o realización de actividad física o esfuerzos. Existen estudios que relacionan el nivel de fuerza de Core con niveles bajos de condición física atendiendo a la capacidad aeróbica y la fuerza de los músculos de brazos y piernas.

Hablando en términos más prácticos, en un saque, la estabilidad Core dota al Tenista de una estabilidad central suficiente para afinar la dirección de la bola cuando ésta es golpeada provocando que la dirección de movimiento del brazo en la ejecución mecánica del saque no sea perturbada por ningún movimiento compensatorio por falta de inestabilidad en el tronco. Esto podría ser interpretado prácticamente si el sujeto lo subimos de rodillas a un taburete con ruedas o con el sillín giratorio y pedimos a nuestro jugador que realice el mismo saque; la falta de estabilidad y equilibrio en el movimiento imposibilitaría o dificultaría la consecución de un punto.

TRABAJO DE FUERZA:

Es obvio pensar que el tenista posee ciertas necesidades de Fuerza en el desarrollo de su actividad deportiva: saque, drive, cortado, liftado, remate… Sin embargo, solemos cometer siempre el error de categorizar las actividades y el trabajo de fuerza de la misma forma atendiendo a “el brazo de fuerza principal” que desempeña la función, ejecución o actividad en cada deporte. Por ejemplo, alejándonos del tenis; un lanzador, un jugador de balonmano… erramos al pensar que la acción de fuerza proviene de los brazos sin atender a la importancia del papel de las piernas y los mismos músculos del tronco (que ya mencionábamos con anterioridad en el apartado del Core). Un lanzador no llevaría la bola de peso a 23 metros sin una potente acción de piernas como tampoco un lanzador de jabalina lo haría sin el impulso final de las piernas que potencian la acción del brazo y ayudan a acelerar el proyectil. En Tenis, las piernas además de acelerar y potenciar la eficacia de las cadenas de movimiento que tienen como extremo la raqueta y el golpeo de la misma a la bola, encontramos mucha importancia en los cambios de sentidos y en cada frenada que por lo general viene precedida de un golpeo. Como ejemplo y volviendo a la acción del saque, podemos apreciar como en cada saque existe una marcada acción de piernas que dotan al saque de mayor potencia, aunque parezca irrisorio en el momento del golpeo de la bola las piernas al igual que el tronco potencian el golpeo acelerando la bola más gracias a su acción, igual que en caso anterior de los lanzamientos, pero como venía aludiendo a lo largo del texto solemos ser una sociedad demasiado purista.

Esto evidencia la importancia de la Fuerza a nivel de tren inferior en el tenista, pero ¡ojo! ¿qué es fuerza? No podemos confundir el tema fuerza con la poco matizada hipertrofia muscular o el culturismo de los gimnasios, la fuerza es un concepto muy amplio que encontramos mal empleado en el campo deportivo. Podemos definir la fuerza como la capacidad que poseen las estructuras musculares para generar fuerza muscular bajo condiciones específicas. La fuerza está orquestada y dirigida por procesos del sistema nervioso. Erróneamente se ha relacionado producción o incremento de fuerza con el tamaño muscular del musculo, estando esta afirmación totalmente alejada de la realidad y siendo más correcto hablar o más adecuado de músculos potentemente contraídos a través de una actividad nerviosa (del sistema nerviosos) eficaz. La hipertrofia queda relegada a una mera respuesta adaptativa del musculo al tipo de trabajo y a la intensidad de este, que dependiendo del fin es más o menos importante no dejando de ser una mera adaptación o respuesta al tipo de estímulo del entrenamiento.

Es importante también corregir el matiz erróneo de unir el trabajo de fuerza al trabajo de pesas. El trabajo de fuerza no siempre está relacionado con pesas ya que esto dependerá de la especificidad del trabajo a realizar y de los objetivos a conseguir que estarán obviamente relacionado con el tipo de deporte.

Volviendo al Tenis, hablamos de importancia de la Fuerza y ante todo del trabajo neuromuscular ya que nos referimos a una actividad en la que los cambios de direcciones son precedidos por acciones de golpeo lo que además de unos altos niveles de Fuerza explosiva requieren de altos niveles de coordinación intramuscular por lo que es importante el trabajo de propiocepción y trabajo pliométrico que potencie el CEA (ciclo de estiramiento-acortamiento del musculo) que está directamente ligado con la actividad neuromuscular y la velocidad de respuesta motriz (coordinación).

El ciclo de estiramiento y acortamiento conocido por las siglas CEA, nos hace relacionar la importancia de la pliometría con todo deporte y sus gestos. Toda contracción en un gesto deportivo viene precedida de un estiramiento muscular que posee mayor o menor importancia. Verkhosshansky (1999) definió el CEA como una capacidad específica de desarrollar un impulso elevado de fuerza inmediatamente después de un brusco estiramiento muscular. La pliometría y el trabajo de la capacidad elástica del musculo es de gran importancia en la aplicación específica de la fuerza en los gestos deportivos. En tenis encontramos acciones de estiramiento o excéntricas precedidas por acciones explosivas y concéntricas de golpeo de pelota. Podemos fácilmente imaginar, a los que nos gusta el tenis, a Nadal cuando rápidamente va a por una bola al lado contrario de la pista como frena bruscamente y golpea la bola.

Teniendo presente esta acción tan normal en el juego de Rafa Nadal podemos asumir la importancia del trabajo de la fuerza en el Tenis a nivel de cadenas cinéticas de movimiento. Por ejemplo en la carrera, a nivel de potencia muscular cuando frena para posteriormente estar golpeando y a nivel articular. Es importante atender a esto último, suele pasar desapercibido, pero el mismo Rafa ha tenido problemas serios de rodillas. El complejo articular, por ejemplo en este caso la rodilla, necesita de un trabajo específico que refuerce la articulación para prevenir lesiones pudiendo soportar altas cargas de estrés provocadas por el trabajo de acciones como estas de frenado. Para ello es muy importante el trabajo propioceptivo y excéntrico que dote de altos niveles de fuerza al complejo articular (ligamentos, tendones, cápsulas…); este mismo desarrollo de trabajo a nivel articular está ligado a la eficacia en acciones con CEA, puesto que la situación es muy parecida a la que encontramos a nivel del Core, una correcta estabilidad a nivel de articulación produce una mayor eficacia a nivel de desarrollo de cadenas de movimiento debido a una mayor eficacia en la producción y dirección de las fuerzas realizadas.

El jugador de Tenis y su entrenamiento han pasado en los últimos años, gracias a los avances en la ciencia del deporte, a potenciar, además de aspectos meramente técnicos y tácticos,  aspectos físicos como la fuerza y la propiocepción que aumentan el rendimiento del jugador y reducen notablemente el índice de prevalencia de lesiones en la actividad deportiva. La capacidad o cualidad física denominada Fuerza cobra cada día más importancia dentro de la preparación de cualquier deportista, sin importar la especialidad que practique, ya que en mayor o menor medida su trabajo es de máxima importancia para la mejora del rendimiento y la prevención de lesiones; siempre y cuando el trabajo de fuerza sea correctamente aplicado, hablamos de un campo demasiado amplio que debe ser dirigido por una persona formada que maneje correctamente la terminología para poder aplicarla atendiendo a las necesidades de cada actividad.

ReFit Center